Poner en marcha la invención

En el lenguaje corriente suele entenderse a la invención como un acto de creación a partir de la nada, como una especie de rapto de inspiración que da origen a algo absolutamente nuevo y original. Sin embargo, pensada en el marco de los procesos de escritura, la invención poco tiene que ver con esa escena casi mágica en la que intervendrían fuerzas misteriosas e inexplicables. Para los antiguos maestros de retórica, invención significaba búsqueda (la palabra “invención” etimológicamente proviene del verbo latino “invenire” que significa “ir al encuentro” o simplemente “encontrar”) y designaba el momento inicial del recorrido que conducía a la generación de un discurso. Es éste el sentido que tiene para nosotros y el que vamos a explorar aquí.

Como en muchas otras actividades, el primer paso suele ser difícil. Empezar a escribir, poner en marcha el proceso de escritura es una de las tareas más complicadas que enfrenta el escritor. Todos hemos pasado por la inquietante situación de encontrarnos frente a la página en blanco y no saber cómo arrancar, qué decir, qué hacer. Es lógico y deseable que podamos detenernos a pensar cómo llevar adelante la tarea en lugar de lanzarnos a la escritura como un volcán en erupción. Sin embargo, muchas veces esta sensación de no saber por dónde empezar  puede resultar frustrante y hasta puede llegar a bloquear la capacidad de escribir. Para facilitar esta fase del trabajo es importante tener en cuenta que existe un conjunto de técnicas que orientan la invención y que pueden ayudar al escritor a superar esta dificultad inicial.

La invención, como dijimos antes, no depende de la creatividad o el talento o la imaginación del escritor sino de su habilidad para saber buscar los materiales con los que elaborará su texto y para encontrar la forma más adecuada a su propósito. Esta habilidad, como cualquier otra, es producto del aprendizaje y de los hábitos que el escritor va construyendo a lo largo de su experiencia. En las guías que se ofrecen en esta sección proponemos una serie de estrategias de invención tanto de búsqueda como de  interpretación, que favorecen la puesta en marcha del proceso de escritura. Entre los problemas principales que enfrenta el escritor en la etapa de invención encontrar qué decir, seleccionar un tema y definir el enfoque y alcance de su materia es uno de los más habituales. Para esto, en la guía correspondiente se ofrecen una serie de sugerencias que orientan la búsqueda y selección de información y que contribuyen a acotar los temas que se abordarán en el escrito. Si la tarea de escritura requiere la producción de un texto académico, otra cuestión que deberá resolver el escritor será el manejo de las fuentes bibliográficas con las que elaborará su escrito. La guía trabajar con fuentes se ocupa de los principales aspectos de esta tarea tales como la localización de la bibliografía pertinente, la comparación y evaluación de fuentes, las formas de citación y las maneras de evitar el plagio.

Guías

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: